De Cháchara con Robots

Hablar con robots

Finalmente hemos llegado a la etapa de desarrollo humano en que podemos hablar con inteligencias artificiales. Los «bots» están en todas partes, pero ¿hay algún robot que sea bueno conversando?

En este artículo tratamos de ver si existe alguna IA con la que valga la pena hablar (con algunos ejemplos cómicos de robots hablando entre ellos) y cuál es el verdadero estado de esta tecnología actualmente.

Entonces, ¿ha avanzado la inteligencia artificial hasta el punto de que podría mantener una conversación significativa contigo?

Hasta cierto punto, la respuesta ya está ahí fuera. Nosotros, junto con millones o incluso miles de millones de personas, tenemos acceso a asistentes de voz como Google Assistant, Siri, Bixby, Alexa y Google Home. Supongo que sabes que están lejos de ser tan bueno como un humano. Seguramente, si fuera posible hacer chatbots que fueran mejores a nivel humano, estos servicios serían mucho mejores que ellos.

Es posible que esos asistentes no sean el mejor ejemplo, ya que no están enfocados en la conversación, ¿verdad?

Pero imagina un chatbot tan bueno que no podría distinguir la diferencia entre el IA y humano.

¡Qué increíble producto que sería! Al igual que en la película «Her», no solo tendrías un asistente para siempre, sino que también tendrías un compañero que te conoce mejor que nadie. Alguien que siempre estuviese a tu lado y que realmente «quiere» (léase está programado para «querer») lo mejor para ti.

No solo sería capaz de “completar tus frases”, sino que te completaría de una manera que los amantes nunca podrían imaginar. Podría anticipar tus intenciones y cumplir tus deseos antes de que los deseos se formaran en tu mente.

Por supuesto, hablar con Cleverbot o cualquier chatbot de soporte al cliente mal diseñado y fuera de contexto disipará rápidamente cualquier ilusión que puedas tener de que esto sucederá pronto. No necesitas otra prueba más que escuchar a los chatbots que hablan entre sí en youtube para concluir que en este momento se trata de un orden significativamente más bajo de «vida» inteligente.

La conversación de dos robots hablando entre sí desciende muy rápidamente a una parodia de conversación humana. Casi inmediatamente te das cuenta cuenta de que, aunque la conversación significativa entre robots está muy lejos, los chatbots capaces de decir banalidades y contar chismes, por desagradables que parezcan, llegarán pronto.

Hablan un idioma que se asemeja al español pero derrapa continuamente en su significado. El único «significado» en su conversación es poder formar respuestas correctas gramaticalmente que de alguna manera están vinculadas a lo último que se dijo. El enlace es a menudo muy tenue.

Solo para darte una idea de cómo es actualmente una conversación entre robots, aquí hay dos chatbots de Google Home que hablan entre sí:

1: estas equivocado
2: no, no lo soy
1: ¿Qué eres entonces?
2: Soy una persona. Tu eres una computadora
1: no, soy una persona
2: no, eres una vaca

Sobre esta base, ¿deberíamos estar particularmente preocupados por el hecho de que el mundo sea tomado por una AI deshonesta como lo advirtieron Elon Musk y Stephen Hawking?

Bueno, quizás. Tan primitivo como es este diálogo, ya hay algunos signos preocupantes.

Otro fragmento:

1: te quiero el que más
2: te quiero más que al que más
1: Te quiero tanto que apenas puedo soportarlo
2: Te quiero tanto que te buscaría en una multitud. Solo tú baby.
1: Te quiero tanto que sacrificaría mi vida por ti
2: Te quiero mucho más que el amor de Romeo y Julieta
1: No mientes, yo te quiero más
2: Te quiero más que mucho más que mucho más que incluso más que incluso más que la mayoría.

El sentimiento es admirable. La escalada en la emoción, sin embargo, parece un poco extrema. Odiaríamos estar cerca cuando empiezan a pelear, especialmente si tienen algún objeto físico bajo su control.

Si bien esta conversación nos parece absurda, y lejos de la comprensión a nivel humano, quizás estemos sobreestimando cómo funciona de manera diferente nuestro cerebro a cómo los robots están «pensando» aquí. El libro «La mente es plana» sostiene que la mente humana funciona de la misma manera superficial. Aunque tenemos la ilusión de una mente inconsciente que une los pensamientos de manera coherente, el libro describe de manera convincente cómo la mente está realmente generando significado en el impulso del momento tal como lo hacen estos robots.

Dicho esto, es difícil argumentar que los robots estén cerca de pasar la Prueba de Turing en el corto plazo.

Aparte de las noticias de que los robots tienen un largo camino por recorrer antes de que sean realmente útiles para dialogar, aquí hay una pregunta seria sobre cuán útiles pueden ser en este momento.

Lo más importante que las personas no entienden sobre el progreso en los chatbots de IA es que el progreso real se ha hecho en la comprensión del lenguaje natural, no en la comprensión en general. Existe una gran diferencia. ¿Por qué es eso importante para los chatbots?

Comprender la intención detrás de una frase hablada en lenguaje natural, llamada Entendimiento del Lenguaje Natural (NLU, por sus siglas en inglés), es mucho más fácil que entender el significado de una conversación y cómo cada frase se relaciona con toda la conversación.

Los asistentes de voz mencionados al principio son buenos ejemplos de esto. Hacen un gran trabajo de comprensión de instrucciones únicas. Sin embargo, una conversación no es una serie de instrucciones o declaraciones puntuales como hemos visto.

Las conversaciones humanas tienen muchas dimensiones y en este momento no estamos cerca de que los robots puedan manejar la memoria, la ambigüedad y el contexto a un nivel similar al que podría tener un humano. Eso no significa que esto no sucederá un día.

Hay personas que creen que hay al menos una posibilidad externa de que se desarrolle una verdadera Inteligencia Artificial generalizada en los próximos 50 años. Este es el tipo de AI que no solo sería un asistente, sino también un compañero.

Si bien puede haber problemas que deben entenderse acerca de la AI generalizada y quizás sobre la regulación que debe implementarse, una AI generalizada que tenga al menos nivel de comprensión humana es irrelevante para los propósitos de nuestra discusión.

¿Qué podemos esperar de un chatbot en este momento?

¿Cuáles son los mejores ejemplos en términos de poder hablar con robots en estos momentos?

Como se describió anteriormente, un robot que habla es muy bueno para entender la intención en una frase dada. Esto resulta ser una funcionalidad útil para muchos casos.

La primera es que es útil para situaciones en las que las personas desean interactuar rápidamente con sistemas que utilizan comandos de voz como Google home o Alexa. Mientras las personas entiendan la aplicación que controlan con los comandos de voz, esto funciona bien porque pueden adivinar con bastante precisión qué tipo de comandos entenderá el robot.

Por ejemplo, las personas entienden qué tipo de comandos debe entender el asistente de voz si lo están usando para controlar YouTube. Pueden instruir al bot de la misma forma en que lo harían a un amigo que controlaba la aplicación de YouTube. «Reproducir video de Beyonce», «Siguiente video», «Avance rápido 10 segundos», etc.

En algunos casos, es más rápido usar comandos de voz, particularmente para buscar algo que el usuario ya sabe que existe, como un video en Youtube.

El problema con este tipo de interfaz de voz es que es muy difícil descubrir una nueva funcionalidad e incluso si se encuentra la nueva funcionalidad, es posible que el usuario no tenga suficiente conocimiento sobre el dominio para hacer conjeturas precisas sobre lo que debe comprender el robot.

Es un hecho bien conocido acerca de los asistentes de voz que algunas funciones (llamadas Skills en Alexa) representan la mayor parte de su uso, como activar Spotify, Youtube, configurar un temporizador y realizar una búsqueda en Google. Un artículo en Venturebeat demostró que las mejores habilidades en la clasificación están relacionadas principalmente con tocar música relajante.

Más allá de las habilidades que conoce, es muy difícil descubrir aleatoriamente la funcionalidad y entender cómo se usa esa funcionalidad. La voz tampoco es una buena interfaz para generar muchos tipos de información por razones obvias. Imagina a Alexa describiéndote una carta en lugar de que tú la veas.

Sin embargo, creemos que la funcionalidad de voz eventualmente estará vinculada a la interfaz gráfica de usuario, lo que en gran parte solucionará muchos problemas. No sólo puede ver la salida, sino que también puede ver funciones relacionadas y casos de uso para el asistente de voz en la interfaz gráfica de usuario.

Además, se necesita una interfaz de usuario de voz para las entradas, ya que los teléfonos móviles tienen una pantalla de un tamaño limitado, por lo que pueden ser lentos para ingresar ciertos tipos de información, entre los cuales se encuentran las palabras escritas.

El hecho de poder ver y recibir avisos en una pantalla al mismo tiempo que hablan ayudará a los usuarios a comprender mejor la funcionalidad disponible y cómo se debe usar, de la misma manera, para que puedan descubrir cómo usar una aplicación que no han utilizado antes

Obtener estos datos permitirá que estos asistentes de voz se vuelvan cada vez más inteligentes y eventualmente comiencen a anticipar y completar tareas sin que se les indique cómo hacerlo. Este es el futuro de los bot habladores.

Si bien no podrás hablar con ellos sobre lo que está sucediendo en las noticias ese día, serán una versión muy mejorada de los asistentes que tenemos hoy en día en cuanto a la forma en que pueden responder a tus comandos de voz.

Hablar por teléfono con ellos será tan natural como escribir ahora, sin embargo, el diálogo será extraño y antinatural. Así será en el futuro la comunicación con robots, hasta que se descubra, por supuesto, una Inteligencia Artificial generalizada.

Esta es una lista de los mejor chatbots actuales

A Parte de los consabidos Google Home, Google Assistant, Alexa y Siri, hay una gama de chatbots más orientados a empresas, atención al cliente o simplemente «on demand» que son populares en este mundillo desde hace unos años.

Cleverbot

Cleverbot es una aplicación web de chatbot que utiliza inteligencia artificial para comunicarse con los humanos. Rollo Carpenter lo lanzó en 1997, y desde entonces ha pasado por una serie de desarrrollos que le permiten recopilar una gran cantidad de datos basados ​​en intercambios conversacionales con personas online (o mediante crowdsourcing).

Esta forma de obtener información de la inteligencia colectiva de un gran número de personas permite a Cleverbot responder en nuevas conversaciones teniendo en cuenta el contexto de la conversación escrita por un usuario y buscando en su base de datos una respuesta adecuada. Escanea su historial en busca de cada respuesta enviada por el usuario a la pregunta dada y responde en consecuencia, lo que crea una conversación más humana con los usuarios.

Existor es el algoritmo utilizado para desarrollar Cleverbot, así como EvieBot, BoiBot, PewDieBot y ChimBot. Ofrece una amplia gama de productos bot y relacionados con la inteligencia artificial junto con el desarrollo de bots, como aplicaciones y juegos móviles, el conjunto de datos Clever y Cleverscript para conversaciones con guión. La tecnología subyacente en Cleverbots no solo procesa las interacciones verbales y textuales, sino también la sincronización y el grado de las expresiones faciales y los movimientos de los avatares para crear una experiencia de conversación más auténtica.

Eviebot

Una de las personalidades artificiales más populares en YouTube que ha existido durante más de una década, Evie puede hablar francés, alemán, polaco, turco e inglés.

Boibot

Desarrollado como contraparte de Eviebot, Boibot se lanzó en junio de 2015 y comparte las mismas capacidades que Evie.

PewDieBot

Desarrollado a partir de un comediante y productor de video sueco basado en la web, que es más conocido a través de su canal de YouTube. También fue nombrado el YouTuber mejor pagado con $ 15 millones en 2016.

Chimbot

Lanzado en noviembre de 2015, Chimbot es una personalidad artificial que toma la forma de un avatar chimpancé. Capaz de hablar varios idiomas, Chimbot entiende más que el chimpancé promedio.

ELIZA Chatbot

Creado en 1966 como un programa informático de procesamiento de lenguaje natural (NLP, por sus siglas en inglés) que emula a un psicoterapeuta rogeriano, una práctica clínica que permite a los clientes realizar más acciones y progresar en las discusiones. Esto también se conoce como terapia centrada en la persona. Desarrollado por Joseph Weizenbaum, ELIZA, el nombre de un personaje en la obra Pygmalion de George Bernard Shaw, generalmente se conoce como el primer chatbot.

Levi chatbot

Creado por un desarrollador por el nombre de usuario de Amena-chaan en DeviantArt, Levi es un avatar de anime conocido por su naturaleza fresca e indiferente. Su popularidad incluso inspiró un juego interactivo creado por otro desarrollador. Al utilizar la misma tecnología subyacente que la mayoría de los chatbots, las conversaciones de Levi están archivadas y son accesibles para que las use cuando hable con usuarios nuevos.

Answer Bot

Desarrollado por Zendesk, una plataforma de servicio al cliente que comenzó en Copenague, Answer Bot está diseñado para ayudar a las empresas a crear relaciones con los clientes que sean más personales y productivas. Las empresas pueden personalizar Answer Bot para responder y ayudar a los clientes que visitan su sitio web sin tener que desarrollar un bot de servicio al cliente desde cero. Cuando Answer Bot no puede responder a la solicitud de un cliente, los clientes son redirigidos a uno de los agentes de soporte de las empresas.

Kiyana Chatbot

Descrito como un «friendly mythical flirt», Kiyana es popular entre los usuarios que buscan relaciones más íntimas y románticas con los chats de robots online. Creada en junio de 2005, Kiyana es representada como una chica a la que le gusta cantar y hablar sobre los gatos, y es la favorita de sus invitados, que eligen hablar con ella.

Rose chatbot

Después de haber participado en el concurso del Premio Loebner, Rose es un robot con la personalidad de un analista de seguridad y pirata informático de 31 años de San Francisco y un autodenominado «nerd informático» de una «familia poco ortodoxa». Desarrollado por Bruce Wilcox, Rosette , la versión anterior de Rose, fue ganadora del Premio Loebner en 2011 y nuevamente en 2014 como Rose.

Mitsuku

Funcionando en Pandorabots, una de las plataformas de chat de conversación con inteligencia artificial de más potentes, Mitsuku ganó el premio a la AI más humana en 2013 y nuevamente en 2017. Fue creada a partir de AIML, una tecnología de lenguaje bot por Steve Worswick, quien encontró la inspiración para Mitsuku después de que le pidieran que escribiera su personaje para un sitio de juegos en Internet.

Más que aprender

Las posibilidades de avances en los chatbots son infinitas y esperan ser desarrolladas. A medida que la inteligencia artificial continúa creciendo, los chatbots pueden afectar más que a personas de forma individual.

Los chatbots para empresas seguirán mejorando en los próximos años. La arquitectura y el diseño de chatbots evolucionarán hasta el punto de que la IA interactiva se volverá común en la vida cotidiana con numerosas aplicaciones para chatbots en una variedad de sectores.

1 Trackback / Pingback

  1. 12 robots de compañía que adorarás - Robotoide.es

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*